Nuestra misión desborda las fronteras del mercado y de la industria textil, la transitoriedad del reconocimiento y la vacuidad de la acumulación de capital. No hacemos moda sino que nos oponemos firmemente a sus pilares de prejuicio y estereotipo epocal sobre los que se erige una de las industria más sistematizantes del espíritu. Creémos en una belleza que trasciende toda circunstancia y todo contexto, que no es consumible ni puede ser comprada, la verdadera belleza que sólo puede engendrarse en la libertad. Tebas es nuestro humilde regalo a una humanidad inagotable.